1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (VOTA - Sin votos todavía / No Ratings Yet)
Loading...Loading...

IVAN RAÑA – “Acabé por respeto a la prueba” tras estas palabras del triatleta natural de Órdenes, La Coruña (10 de Junio de 1979),se esconde su gran profesionalidad. Su impresión de la prueba es que se notó “sin fuerzas y dormido“, no pudo más que acabar en una meritoria 17º posición en el IRONMAN de Kona 2014. Es un triatleta referente en España y uno de los impulsores y descubridores de este deporte en España, detrás de él han venido muchos que siguen su estela como triatletas de primer nivel nacional, Javi Gómez Noya, Eneko Llanos, Mario Mola, Cesc Godoy, Xavier Llobet, Marcel Zamora, Fernando Alarza, y muchos más…

En la entrevista integra concedida a “el correo gallego” podemos hacernos una idea de la fátiga física y mental que sufrió el triatleta Español en la edición de Kona, Hawaii este año 2014. No fue una prueba para nuestros triatletas internacionales, ya que Eneko Llanos y Victor del Corral, que también participaban tuvieron que retirarse. La prueba la ganó el alemán Sebastian Kienle. Podéis ver el POST con todos los resultados y las estadísticas del material utilizado, aquí

Recordemos brevemente el palmares de este gran triatleta español:

  • Ganador de tres medallas en el Campeonato Mundial de Triatlón entre los años 2002 y 2004, y tres medallas en el Campeonato Europeo de Triatlón entre los años 2001 y 2003.
  • Iván participó en tres Juegos Olímpicos (Sydney, Atenas y Pekín), entre 2000 y 2008, obteniendo dos diplomas olímpicos de cuarto lugar en Sídney 2000 y Pekín 2008.
  • En 2009 se pasó al ciclismo profesional debutando con en el equipo Xacobeo Galicia.
  • En 2012 debutó en el IRONMAN de Cozumel, ganando la prueba.
  • 6º puesto Kona 2013 (Natación:00:51:06 Bicicleta:04:40:34 Carrera:02:47:54 08:23:43)
  • 17º puesto Kona 2014 (Natación:00:51:56 Bicicleta:04:58:10 Carrera:02:44:38 08:38:59)

Quería ganar y acabó decimoséptimo una prueba en la que se exprimió durante más de ocho horas y media. ¿Cómo se desarrolló la competición?

Fue una carrera de ritmo alto desde la salida. Mis sensaciones nadando no fueron demasiado buenas, perdí tiempo con el grupo en el que debería haber estado. En esos momentos no me preocupé mucho aún, porque en bici logré enlazar. Pero fue justamente en bici fue cuando me dije “éste no es el mejor día“. No movía desarrollo. No aguantaba a la gente que me pasaba. Mentalmente, eso es un golpe duro, más aún cuando sabes que tu rendimiento es para estar en los puestos delanteros. Y, en caso de perder tiempo, lo que pretendía es que fuera en la última parte de la bici.

En esos momentos hay que resetear la cabeza. No dejarse llevar. Tu cabeza te manda parar, te pide la retirada. Te hundes moralmente por momentos. Pero acabé la bici y salí a correr, por respeto a la carrera y por saber que hay mucha gente que te ayuda en el día a día. Te deja mejor sensación acabar que irte a casa abatido.

¿Cómo se siente? Era uno de los favoritos.

No era lo que buscaba, desde luego. He analizado todo, intentando ser sincero conmigo mismo. Me encontraba dormido, sin chispa. Son sensaciones que reconozco muy bien. El descanso previo, el miedo a llegar cansado… en fin, de todo se aprende.

Como mínimo, supongo que será fastidioso, porque preparar un Ironman me imagino que llevará muchísimas horas. ¿Puede explicar cómo es un día de una semana de entrenamientos cuando éstos alcanzan la intensidad más elevada?

A las ocho y media de la mañana salgo en bici. Normalmente hago una media de entre 100 y 110 kilómetros, aunque hay días que llego a los 170 o 200. Llego a casa, como rápido y me echo una siesta de una hora. Estoy dos horas en casa. Y a las cuatro de la tarde empiezo a nadar con el Club de Natación, en Santiago.

Salgo a correr sobre las seis. A las siete y media acabo y empiezo el gimnasio, que me lleva entre treinta minutos y una hora, dependiendo del trabajo que haga. Luego ducha, cena, y, si tengo un rato libre, intento desconectar dando un paseíllo.

Los días de bici larga se me van las horas de forma rapidísima. Pero puedo decir que lo difícil no es hacer kilómetros. Es la velocidad con la que los hay que hacer a veces.

Y, después de toda esta fiesta, va y no le salen las cosas. ¿Se siente mal? ¿O se conforma, porque dio todo lo que llevaba dentro?

Nunca me exprimí tanto mentalmente durante una carrera. Eso puede ayudarte, es algo que te da experiencia. Puede servir para futuras ocasiones en las que te puedas ver hundido, para luego tener más fuerzas, en una carrera en la que vas bien y en la que todo va de cara.

¿Qué hará ahora?. Imagino que descansar, pero ¿qué planes deportivos tiene?

Lo primero de todo será desconectar unos días, porque realmente lo necesito. No muchos, porque quiero diseñar los meses que vienen y valorar cuál será la próxima prueba que disputaré.


Os dejamos también una entrevista concedida a Onda Cero, con la colaboración de “La Aparecida”

Si te gusta... Comparte !!!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

1 Comentario

Dejar un comentario


*